Ir de compras o ir a comprar.
Parece lo mismo, pero el matiz es clave. Cuando uno va a comprar, va a por algo preestablecido y es allí, en el punto de venta donde el merchandising o las técnicas de packaging han de conseguir que cambies de opinión, de marca o que compres otro producto que no tenias pensado.
Cuando vas de compras, vas sin una idea predefinida, y piensa que el 75% de las decisiones de compra se toman en punto de venta, es aquí donde todas las técnicas de escaparatismo, merchandising y publicidad tanto tradicional como la dinámica , la luz y olor en la tienda ..etc son absolutamente determinantes para crearte la necesidad que te lleva a comprar….