Creo que el tópico bueno, bonito y barato, es la clave, la respuesta ideal a la pregunta que planteo.
En base a este tópico podemos pensar en voz alta diferentes casos que se dan en la vida real:
Algo bueno, pero no atractivo y caro, nunca tendrá éxito ( pensad cualquier producto que tenga estas características), por ejemplo un vestido con una calidad de tejido y confección excepcional, pero poco acertado en el diseño o en el color elegido y fuera de precio…el resultado es obvio…carne de saldo.
Otro caso podría ser algo bueno y bonito pero fuera de precio (fuera del contexto de la industria del lujo). El publico lo mirarà, se acercarà, le dará vueltas, y quizás alguno compre alguno, pero costará venderlo. Quizás piensen esperar a rebajas para tener suerte y conseguirlo.
Todo esto sin tener en cuenta que nuestro competidor lo ofrezca a mejor precio. Este es el típico caso que lleva a error a equipos comerciales que ponen el acento en la calidad como argumento principal para vender a un precio alto algo que el mercado demanda a menor precio. Un ejemplo ilustrativo fue hace unos años cuando una multinacional de tiendas, lanzo una colección de polos básicos de pique con algodón pima peruano de máxima calidad a un precio 50% por encima de los competidores. En saldo se vendieron todos a un 50% màs baratos que los polos básicos de sus competidores en algodón normal.
 Un último planteamiento podría ser  un producto malo, bonito y barato, esta formula tiene efectos secundarios…los clientes pican por el precio pero tras usarlo se autodestruye, y comentaran que lo barato siempre sale caro…así que nunca engañes a tus clientes que son muy sabios.