La verdad es que hace mucho tiempo que no me sorprendo al entrar las tiendas. Hablo de sorprenderme de verdad, de disfrutar de ese instante ùnico, de soñar con tener esa prenda, de hacerme realmente ilusión el tenerla, el identificarme tanto con ella, que me imagino ser mas guap@ y mejor con ella puesta…

Se supone que cada temporada tenéis que sorprendernos con cosas nuevas, frescas y bonitas…pero desgraciadamente no es la realidad, he entrado en muchas de las tiendas mas populares para ver los avances de campaña y en la mayoría de los casos no dejan de ser mas de lo mismo, artículos de verano que se compran como invierno para que no entren en rebajas….

Ya no entro en la crisis de creatividad que yo creo que vive la industria de la moda ( este año otra vez reinterpretar los  años 60 y 70 ), hablo de ofrecer esas prendas fetiche con las que todos soñamos y nunca encontramos.

Queremos compraros, pero nos lo tenéis que poner fácil, tenéis que sorprendernos, tenéis que hacernos soñar con lo que vendéis, tenéis que crear la necesidad de que sin vuestro producto no podremos vivir.

Vendeme….. que quiero comprar.