¿El fin de la ropa barata?

Rolando Aniceto
BBC Mundo
Jóvenes en una tienda de ropa.

Varias tiendas han advertido sobre un posible aumento de precios.
El precio de los productos textiles fabricados con algodón podría dispararse en los próximos meses, han advertido varias cadenas de venta de ropa.
La razón: el algodón casi ha duplicado sus precios en los últimos doce meses, hasta colocarse en sus niveles más altos en 15 años.
La advertencia la han hecho cadenas como las británicas Next y Debenhams, la estadounidense Levi Strauss, la sueca H&M y la irlandesa Primark.
Los temores también se ven reforzados por la catástrofe que vive Pakistán -el mayor cultivador mundial de algodón- a raíz de las recientes inundaciones.
Las fuertes lluvias igualmente han afectado la producción de esa materia prima en China, mientras que en Estados Unidos la producción de algodón fue la más pequeña en 20 años.
Y dado que países como China e India cada vez dedican más tierras a cosechar comida y menos al cultivo de la planta, la tendencia global es que mientras crece la demanda se reducen las reservas.
De hecho, un informe del Departamento estadounidense de Agricultura dice que el consumo mundial de algodón superará a la producción el año próximo.

¿Aumento inevitable?

¿Significa esto que la ropa barata tiene los días contados?
Natalie Berg, del grupo Planet Retail, que lleva a cabo análisis de mercado, le recordó a la BBC que “la tendencia global está marcada por un aumento de precios” tanto de la ropa como de los alimentos.
Esta tendencia se verá reforzada por el incremento de la población en 3.000 millones de personas durante las próximas décadas.
Sin embargo, para Berg, que la industria textil pueda asumir o no el aumento de los precios dependerá mucho del nivel de competencia del mercado, pues cada cadena pugna por bajar los precios para captar clientes.
“Pero parece inevitable que los precios suban”, afirmó.
El economista Juan Carlos Martínez Lázaro, del IE Business School de Madrid, España, no cree sin embargo que sea eso lo que vaya a acarrear el final de la época de la “ropa barata”.
Martínez Lázaro le dijo a BBC Mundo que si bien “estamos en un momento récord de aumento de precios de las materias primas, no sólo del algodón, y pese a factores coyunturales, como las inundaciones en Pakistán, todo apunta a que la cosecha mundial (de la fibra) no va a ser mala este año, con lo cual podremos ver una relajación de los precios una vez que la cosecha de otoño esté a disposición de los fabricantes”.
Según el economista, “lo más preocupantes es la subida del impuesto al consumo en algunos países, que eso sí tiene un efecto más directo sobre la venta, aunque no sólo de las prendas de algodón”.
Otros factores que podrían incidir en la elevación de los costos de la ropa son, de acuerdo con el experto, “la subida del petróleo y los carburantes que elevan los costos de transporte, pues muchas prendas de algodón son transportada desde países asiáticos”.

Los beneficiados

Por lo pronto organizaciones de consumidores como Action Aid, del Reino Unido, han pedido a los comerciantes que no utilicen el aumento coyuntural del aumento del precio del algodón y las inundaciones en Pakistán como un pretexto para elevar el precio final de los productos textiles.
En cualquier caso, los grandes productores latinoamericanos de la fibra, como Brasil, Argentina y México, saldrán beneficiados.
Recolección de algodón

Brasil es el primer productor latinoamericano de fibra de algodón.
“El proceso de encarecimiento de muchas materias primas que hemos estado viendo en los últimos meses ha mejorado las perspectivas de crecimiento de las economías exportadoras latinoamericanas”, le dijo a BBC Mundo Martínez Lázaro.
“El algodón no va a tener el impacto que puede tener el aumento del precio del petróleo, determinados minerales, o la misma soja, que es el oro verde, pero no se puede desdeñar la repercusión que puede tener en las balanzas comerciales y en la mejora de los ingresos fiscales de estos países”, agregó.
Según datos de la FAO, Brasil es uno de los cinco primeros países productores de fibra de algodón y el primero en América Latina mientras que Argentina y México se encuentran entre los primeros veinte a nivel mundial.
Y esta semana, en la Bolsa de materias primas de Nueva York, el precio de la libra para entrega en diciembre saltó a 93,17 centavos, un valor que no registraba desde septiembre de 1995.