Ya no es una teoría, es una realidad nada virtual. Los veranos terminan en noviembre (para muestra un botón) y los inviernos acaban en mayo o junio….rebajamos el producto de verano en julio,que es cuando casi comienza el verano y rebajamos el de invierno en enero…que es casi cuando comienza el invierno….y es que en moda somos así.

Pero claro ¿a ver quien es el valiente en retrasar las rebajas?. Eso sí, en adelantarlas, cada vez estamos mas de acuerdo todos, dadas las maravillosas ventas de los últimos tiempos!!!.

Si las nuevas colecciones de invierno entran en agosto, y las de verano en enero, ¿que producto hemos de enviar a tiendas en estos meses?.¿Producto de la temporada que en teoría comienza, o producto de la temporada que termina comprada con el presupuesto de la que comienza?..no es un trabalenguas aunque lo parezca…en este caso la realidad supera a la ficción.

No dudo que quienes son buenos y listos ya están desde hace mucho como camaleones cambiando de color y calor según el entorno cambiante…pero en muchos otros casos, la realidad es que visitando muchas tiendas en las calles,observo que la gran mayoría empezó el invierno en agosto con producto de invierno, en algún caso los mas aventajados con mercancía de capricho de otoño y algo de alto invierno para turistas de latitudes nórdicas… y muchos con mercancía de invierno macerando cual jamón colgado. Y junto con todo lo anterior en agosto no nieva..y es normal que le venta de invierno funcione a cámara lenta.

Y claro estamos en noviembre con 30 grados, en la coruña las playas están llenas y en las estanterías no cabe ya mas punto grueso y plumas.

Ante esta situación, una de las consecuencias mas importantes del cambio climático en moda es, que los tiempos de dos temporadas, es decir verano y invierno han terminado. Ahora mas que nunca existen cuatro temporadas, primavera,verano,otoño e invierno.

Ya se que la teoría es fácil, lo difícil es hacerlo, pero en mi opinión esta es la única forma, por lo menos en Europa, de como gestionar las colecciones, la compra y sobre todo los temidos sobrantes que arruinan el margen.

Aún no hemos comenzado (ni vendido el invierno) y muchos ya están casi terminando las compras del próximo verano (por lo menos las de circuito largo)…para que luego nos pregunten porque sufrimos de vértigo.

!!Que el frío y el verano vengan ya!!.